Saltar navegación
Contacto: (+34) 670 230 483

Usted está en: Inicio > Blog > La crisis de identidad de los cajeros

La crisis de identidad de los cajeros

Escrito por Dani Armengol Garreta el 4 Abr 2011

En los años 60 aparecieron discretamente en algunas calles de Nueva York, Londres y Tokio unos extraños aparatos. En los primeros de ellos se podía introducir un sobre con dinero que, mágicamente, acababa en la cuenta corriente del usuario. Más adelante fue posible incluso el proceso contrario: sacar dinero en efectivo.

Era el inicio de los cajeros automáticos.

BBC News publicaba hace unos años un breve artículo sobre el inventor del primer cajero del mundo: John Shepherd-Barron. Según el artículo, el primer cajero con capacidad para sacar dinero se instaló el 27 de junio de 1967 en Londres. Wikipedia menciona que sucedió antes en Japón, allá por el año 1966, pero la cuestión es que estos primeros dispositivos tenían básicamente dos funciones: meter (depositar) y sacar (reintegrar) dinero.

Hoy en día los cajeros hacen esto y más. Algunos de ellos disponen de más de 200 operaciones, pero la más utilizada sigue siendo sacar dinero y Vilfredo Pareto estaría orgulloso de ello.

Pero ¿cómo muestran los cajeros 200 operaciones al usuario?

Por si no queréis asistir a nuestro curso de diseño de cajeros y kioscos interactivos, resumimos a continuación algunas cuestiones básicas a tener en cuenta que esperamos os sean útiles para definir la arquitectura de información de un cajero o kiosco:

  • Restricciones: de poco sirve crear una arquitectura si no tenemos en cuenta las limitaciones técnicas. Si nuestro parque de cajeros dispone aún de dispositivos con teclado mecánico, es probable que sólo podamos ofrecer 8 opciones por pantalla. Es importante tener este hecho muy presente. Y no a mitad del proyecto, por supuesto.
  • Frecuencia: aunque pueda parecer lógico organizar el reintegro de dinero dentro de “Mis cuentas > Operaciones > Sacar dinero”, no resulta muy eficiente para el 70% de los usuarios que se acercan al cajero únicamente para ello. Las operaciones más frecuentes deben estar en la pantalla inicial y poder hacerse de forma rápida.
  • Personalización: la personalización permite que el usuario adapte ciertos elementos de la interfaz a sus necesidades personales, como por ejemplo situar sus operaciones más habituales en la pantalla inicial. Es importante tener en cuenta que esto va a usarlo muy poca gente, pero estos pocos van a quedar extremadamente satisfechos de poder hacerlo.
  • Negocio: no se debe olvidar que el cajero es un canal de generación de negocio. Es aconsejable destacar, permanente o temporalmente, aquellas operaciones que interesan al negocio.
  • Agrupación: tener en cuenta los puntos anteriores no significa acabar haciendo una arquitectura sin agrupaciones taxonómicas. Agrupar operaciones y consultas relacionadas es imprescindible para que los usuarios se puedan mover por ellas fácilmente.

Vuestro cajero o kiosco seguro puede hacer muchas cosas, pero es también vuestro trabajo evitar que esto se le suba a la cabeza.

Oh, cash again! How conventional! Why is no one ever withdrawing... a pinting!? A novel! A vase! I need to be challenged!

Tira cómica del día 27 de marzo de 2011 publicada en Wulffmorgenthaler.




Últimos tweets de Usolab

  • Ups, parece que ahora mismo no podemos mostrar nuestros tweets.

Proyectos propios

Bankimia

Bankimia es un comparador de productos financieros.

Actualmente ofrece información sobre hipotecas, depósitos bancarios, cuentas y préstamos de 42 bancos y cajas.