Saltar navegación
Contacto: (+34) 670 230 483

Usted está en: Inicio > Blog > Valorar los criterios de valoración

Valorar los criterios de valoración

Escrito por Dani Armengol Garreta el 5 Sep 2007

Tenemos una ración de pastel a repartir entre 10 personas hambrientas. Si cada una de estas 10 personas come un pedazo de esta ración, seguirán insatisfechas y hambrientas, mientras que si escogemos a una de ellas y le damos toda la ración, habremos, al menos, alimentado a una persona.

Este proceso de solución de problemas, basado en un razonamiento matemático y lógico, intenta, de algún modo, maximizar la suma de las experiencias de todos los usuarios de un sistema de información. Sin embargo este criterio matemático es uno entre tantos y no siempre será el más adecuado.

Imaginemos un sistema con cinco usuarios y dos alternativas de diseño. La primera alternativa, la A, todos los usuarios la calificaron con un 5 en una escala del 0 al 10. La alternativa B dos usuarios la calificaron con un 10 y otros tres únicamente con un 1.

Si hacemos la suma de experiencias, obtenemos que la experiencia global de la alternativa A es de 25 mientras que con la B es 23. Matemáticamente parece más interesante la A.

El sistema A es mediocre, pero no hay quejas al respecto, mientras que el B despierta excitación en algunos usuarios y furia en otros. Realmente ninguno de los dos es superior al otro.

El sistema A puede ser adecuado, por ejemplo, en un contexto donde los cinco usuarios están obligados a usarlo, como en un entorno de trabajo. De esta forma nadie queda insatisfecho y se minimizan las quejas.

Sin embargo en un entorno competitivo, dónde el sistema de información, por ejemplo una aplicación, debe ser adquirido por el usuario objetivo, quizá es mucho más interesante sacar al mercado el sistema B, que, pese a no complacer en absoluto a algunos usuarios, sí sabemos que será preferido por dos de ellos frente a los productos de la competencia. En este caso el criterio matemático nos ha engañado.

Antes de nada, antes incluso de pensar en alternativas de diseño y empezar a valorarlas, es imprescindible saber qué criterios de valoración vamos a usar. ¿Qué objetivo tiene el sistema diseñado? ¿A quién va dirigido? Las respuestas a estas y otras preguntas nos deben ayudar a dar el primer paso de cualquier proceso diseño: valorar los criterios de valoración.



Comentarios (3)

irrairra dijo el 6 Sep 2007:

De mayor quiero escribir como tú :) El artículo perfecto en el momento justo.

Ricardo Jaume ;-)Ricardo Jaume ;-) dijo el 6 Nov 2007:

Estoy en parte de acuerdo con este razonamiento, pero piensa en la usabilidad emocional combinado con el marketing viral. Har

griseldagriselda dijo el 8 Ago 2008:

la verdad que no me sirvio de mucho esto, no era lo que buscaba!!! igual, muy buen trabajo...



Últimos tweets de Usolab

  • Ups, parece que ahora mismo no podemos mostrar nuestros tweets.

Proyectos propios

Bankimia

Bankimia es un comparador de productos financieros.

Actualmente ofrece información sobre hipotecas, depósitos bancarios, cuentas y préstamos de 42 bancos y cajas.