Saltar navegación
Contacto: (+34) 670 230 483

Usted está en: Inicio > Blog > El valle inexplicable (The Uncanny Valley)

El valle inexplicable (The Uncanny Valley)

Escrito por Dani Armengol Garreta el 31 Ene 2007

Los que circulan en coche habitualmente estarán acostumbrados a que, después de introducir unas cuantas monedas en una máquina de peaje, se les desee, con voz robotizada, un feliz viaje.

De hecho es algo ya habitual que máquinas de cualquier tipo nos deseen felicidad o intenten mostrarse simpáticas, como los cajeros que describen en Caspiroleta, que se despiden con un "Fue un placer servirle" después de que uno saque dinero.

Para mejorar la experiencia de uso de una máquina se le pueden atribuir cualidades de un ser vivo. Esto permite crear empatía entre el objeto y su usuario, con lo que puede llegar a nacer cierto afecto. Aunque un niño puede encariñarse con una pelota o un lápiz, por ejemplo, es mucho más fácil que le coja cariño a un peluche con forma de animal.

Pese a todo esto, es importante vigilar qué atributos humanos se dan a una máquina. Mientras decir "Feliz viaje" puede resultar inocuo, decir "Fue un placer servirle" puede implicar, por el uso del lenguaje, que el cajero tiene sentimientos.

A ciertas personas que un cajero tenga sentimientos les puede resultar gracioso o simplemente pasar inadvertido, pero a otras les puede llegar molestar.

En general, cualquier máquina, a medida que se asemeja en comportamiento y actitud a un ser humano, es percibida de forma más positiva, sin embargo a partir de un cierto punto, si no se logra imitar de forma indistinguible al original humano, puede generar repulsión.

Por ejemplo, no nos crea la misma sensación ver el siguiente robot tocando el piano (fotografiado por Nau Nau)...

Robot hecho en Lego tocando el piano

...que esta mano con aspecto humano ideada por el Instituto de Tecnología de Harbin (China) y el Centro Aeroespacial Alemán.

Mano metálica tocando el piano simulando una mano humana

El primer robot tiene apariencia humanoide, pero por su sencillo aspecto acaba resultando agradable a la vista e incluso simpático.

La mano del segundo robot, pese a tener cuatro dedos, imita de forma mucho más fidedigna la mano humana. Este hecho, contrastado con la apariencia robótica y la falta de un cuerpo, hacen que este robot se sitúe, para muchas personas, en un punto en que deja de transmitir empatía para pasar a todo lo contrario: empieza a crear rechazo.

Si la mano tuviera un cuerpo y su aspecto fuera indistinguible a la de un ser humano, en cambio, no se observaría este fenómeno.

Este comportamiento se trató por primera vez en el libro "Bukimi No Tan", escrito en 1970 por el experto en robots Masahiro Mori. El concepto se conoce en castellano como "El Valle Inexplicable" ("Uncanny Valley" en inglés).
A partir de cierto punto en que una máquina se asemeja a un humano, empieza a crear rechazo. Sólo si es indistinguible provocará empatía.
Volviendo al tema inicial, hacer que un cajero sea "educado" y salude o dé las gracias normalmente no provocará rechazo, sin embargo se debería evitar usar expresiones que puedan ser percibidas como sentimientos, pues pueden hacer caer al cajero en el "valle inexplicable" de algunas personas y empeorar su experiencia de uso.



Comentarios (4)

Pep SignalsPep Signals dijo el 31 Ene 2007:

Que lindo post.

NauNau dijo el 2 Feb 2007:

Excelente artículo

Por otro lado quién iba a decir que el creador del robot simpático era seguidor de este blog.

Un saludo

tomás callejatomás calleja dijo el 4 Mar 2007:

¿como, ontológicamente hablando, se puede discernir un replicante de un humano? se puede componer una función polinómica que resuma la gráfica? seria asintótica con sus ejes? al ver la gtáfica, se puede intuir como la gráfica asciende y avanza (supongo que una vez superado ese valle, hablar de humanos y robots sería absurdo debido a su indiscernible parecido) pero, en ese caso, que más daría hablar de hombres o maquinas si no podemos distinguirlo? hay alguna razón psicológica necesaria que explique este fenómeno?

gracias

Dani ArmengolDani Armengol dijo el 5 Mar 2007:

tomás: el test de Turing es un procedimiento inventado por Alan Turing para saber si un ente es inteligente. Este sería un buen método no visual para distinguir entre un replicante y un humano, siempre bajo la hipótesis que simular una inteligencia humana mecánicamente no es posible.

En el caso que la máquina no fuera discernible del ser humano, quedaría, como bien dices, fuera del valle y, por lo tanto, podría generar la misma empatía que un ser vivo.

Sobre las razones psicológicas que apoyan el valle inexplicable existen varias que puedes encontrar en la propia Wikipedia. El parecido de un robot casi-humano a un cadáver, a algo enfermo o incluso a una subespecie nueva genéticamente distinta al ser humano, pueden crear instintos de rechazo.

Finalmente, no intentes componer una función polinómica exacta del valle inexplicable, pues se trata de una representación visual teórica sin fundamente matemático cuyo fin es meramente comunicativo.

un saludo



Últimos tweets de Usolab

  • Ups, parece que ahora mismo no podemos mostrar nuestros tweets.

Proyectos propios

Bankimia

Bankimia es un comparador de productos financieros.

Actualmente ofrece información sobre hipotecas, depósitos bancarios, cuentas y préstamos de 42 bancos y cajas.